Conoce qué es la mala circulación y qué la causa

Qué es la mala circulación

Anualmente, millones de personas por todo el mundo padecen de mala circulación, tanto en las piernas, los brazos y otras partes del cuerpo.

 

Puede ser algo pasajero como una pierna que se “duerme” por estar mucho tiempo sentado trabajando o algo que ponga en peligro la vida.

 

En este post repasaremos qué es y que causa la mala circulación, ya en otro post hablaremos de cuáles son los síntomas y el mejor tratamiento.

 

De qué se trata la mala circulación

 

La  mala circulación también se conoce como mala perfusión y no se considera una enfermedad propiamente dicha.

 

Se trata de una condición que es el resultado de varios factores físicos que se combinan y la producen.

 

La sangre y el oxígeno se transportan a todas partes del cuerpo gracias al sistema circulatorio y todos los órganos que lo conforman.

 

Ahora bien, la mala circulación ocurre cuando el flujo sanguíneo no llega a una sección específica del organismo mediante las arterias y venas.

 

Causas de la mala circulación

¿Cuáles son las causas más frecuentes de la mala circulación?

 

Las principales causas de la mala circulación son las siguientes:

 

·  Herencia: por genética el paciente puede tener venas con mala estructura y desarrollar problemas de circulación.

·  Embarazo: en ese periodo el organismo de la mujer genera más líquido para la placenta, y produce más la hormona relaxina, que dilata las venas, por lo que la sangre no circula bien al corazón.

·  Aterosclerosis: Esta enfermedad genera paredes de grasa en la parte interna de las arterias, por lo que la sangre no circular apropiadamente.

·  Sedentarismo y sobrepeso: estas condiciones hacen que las piernas se hinchen y agoten más, debido a que la sangre casi no circula o debe recorrer más distancia que la que puede bombear el corazón.

·  Edad avanzada: los vasos sanguíneos se deterioran con la edad, por lo que se desarrollan síntomas de mala circulación.

·  Anticonceptivos: Las damas corren mayor riesgo de que se le formen trombos que causan mala circulación, debido a las hormonas que tienen dichos fármacos.

·  Estar por largos periodos de pie: al permanecer sentado o cruzando las piernas (por trabajo o traslados), la sangre tiene mayor dificultad en regresar hacia el corazón.

·  Enfermedades crónicas: algunas enfermedades como la hipertensión y o la diabetes, traen como consecuencia la mala circulación, en especial si no se les trata adecuadamente.


Hasta ahora hemos visto de qué trata la mala circulación y qué la causa, en el siguiente post hablaremos de los síntomas y su tratamiento.