Propiedades y beneficios que quizás no conocías del orégano

Propiedades y beneficios que quizás no conocías del orégano

Existen alimentos con un olor característico inconfundible, como las pizzas o el pan recién horneado y en ocasiones es gracias a especias como el orégano.

 

“Alegría de la montaña” es el significado de la palabra orégano, su nombre científico es Origanum vulgare y es una planta aromática utilizada para sazonar.

 

El orégano es utilizado en la comida y como remedio casero, tanto en su presentación fresca como seca, que aumenta su sabor.

 

Como otras hierbas, si se cocina disminuye la intensidad de su efecto, por lo que lo ideal es añadirlo después de cocinar el alimento.

 

En este post vamos a hablar de las propiedades y beneficios que quizás no conocías del orégano, así como sus distintas formas de utilización.

 

Contribuye a mejorar la salud digestiva

 

Utilizar el orégano para sazonar las comidas es una buena idea no solo por el sabor realzado, si no que tiene propiedades antiespasmódicas y aumenta la cantidad de jugos gástricos.

 

Como resultado, se favorece la digestión y contribuye a mejorar trastornos como las dispepsias, espasmos, flatulencias o cólicos del intestino.

 

Ayuda a controlar la diabetes

 

Consumir diariamente orégano ayuda a bloquear ciertas enzimas que influyen en el metabolismo de la glucosa, teniendo un efecto antidiabético.

 

Como resultado se promueve el equilibrio del azúcar en el torrente sanguíneo, por lo que se puede usar para controlar la diabetes o la prediabetes.

 

Disminuye el colesterol en el organismo

 

El orégano también se puede consumir en infusiones de té, lo cual disminuye el colesterol perjudicial o LDL.

 

La razón es que el orégano contiene propiedades antioxidantes, entre ellas las flavonoides, el carvacrol y el timol, lo que previene las enfermedades del corazón.

 

Por otro lado, la presión arterial se controla mejor gracias a su gran contenido de potasio.

 

El orégano tiene múltiples beneficios

Sirve como expectorante y alivio para trastornos respiratorios

 

El orégano puede actuar sobre los bronquios, por lo que sus propiedades expectorantes ayudan a expulsar las secreciones de los pulmones.

 

Por sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antisépticas es utilizado como tratamiento para la bronquitis, la tos seca, el resfriado común, catarros, dolores de garganta, la sinusitis o la laringitis.

 

Combate hongos, bacterias y virus

 

El orégano también combate las infecciones generales que se pueden adquirir, incluyendo gripes, herpes, candidiasis o infecciones urinarias.

 

Sus componentes reducen la reproducción de los microorganismos responsables de las infecciones, por lo que se curan más rápido.

 

Calma dolores musculares y controla el peso

 

Gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el orégano relaja los músculos y disminuye ciertos dolores.

 

Por otro lado su consumo disminuye la inflamación y grasas del organismo, por lo que es idóneo para dietas.