Propiedades y beneficios que quizás no conocías de la manzanilla

Propiedades y beneficios de la manzanilla

Una de las plantas más utilizadas en el mundo para tratar diversas dolencias en la manzanilla, en forma de infusión o para compresas.

 

Su nombre científico es Chamaemelum nobile y es una hierba originaria de Europa aunque hoy se cultiva en también en América.

 

También se le conoce como camomila y su nombre significa manzana de tierra, por su olor semejante al de la fruta.

 

Esta planta de flores blancas se utiliza con frecuencia como ingrediente activo de productos para cuidar el cabello o de la piel.

 

Te invitamos a leer en las siguientes líneas otras propiedades y beneficios que quizás no conocías de la manzanilla, así como sus usos para la salud.

 

Calma el estrés y la ansiedad

 

Una de las razones por la que la manzanilla es más conocida es por las propiedades calmantes que posee.

 

Si te sientes estresado o ansioso, la manzanilla puede calmar tus ánimos y tomarla antes de dormir ayuda a conciliar el sueño mucho mejor.

 

Gracias a la apigenina, el sistema nervioso central se calma y los niveles de cortisol (relacionados con el estrés) disminuyen.


Ideal para ayudar con la digestión

 

Entre los componentes que ayudan con la digestión está el aceite llamado bisabolol, aliviando dolores de estómago, gastritis, gases o indigestión.

 

El síndrome del colon irritable también se alivia con la infusión de camomila, ya que fomenta los movimientos en el estómago y el intestino.


Calma dolores estoamacales


Calma las dolencias menstruales

 

La infusión de manzanilla tiene propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias y analgésicas, que calman los dolores menstruales.

 

Relaja el cuerpo y el sistema nervioso central de manera que la irritabilidad y ansiedad del proceso menstrual disminuye.

 

Sirve como tratamiento para la candidiasis

 

La candidiasis puede provocar mucha molestia a las damas, por lo que la infusión de manzanilla bebida y como lavados, puede tratarla eficazmente.

 

La manzanilla contiene componentes bioactivos que son antifúngicos, por lo que alivia los síntomas como irritación, picazón y dolor.  


Previene problemas cardiacos

 

El colesterol y los triglicéridos a niveles elevados en el cuerpo provocan problemas cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

 

Sin embargo, la manzanilla es fuente de antioxidantes que reducen los niveles de colesterol de la sangre, reduciendo la presión arterial y la arterioesclerosis.

 

Tratamiento de otras enfermedades

 

La manzanilla tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias que alivian molestias en los ojos como orzuelos o conjuntivitis.

 

Ayuda a aliviar problemas de la piel provocadas por heridas leves, picadas, urticarias, evitando su infección y mejorando la cicatrización.

 

Ayuda a mejorar los niveles de azúcar en la sangre, por lo que sirve como tratamiento para controlar la diabetes.