¿Qué es el sarampión, síntomas y cómo tratarla?

Qué es el Sarampión

Gracias a los planes de vacunación que se implementan en los diferentes países, diversas enfermedades se han evitado como el sarampión.


Esta es una enfermedad conocida también como rubeola, que les da en especial a los niños y se transmite con facilidad.

 

En este artículo vamos a explicar qué es el sarampión, cuáles son los síntomas de esta enfermedad y cómo tratarla.


¿Qué es el sarampión?


El sarampión es una enfermedad que le da principalmente a los niños y es provocada por un virus que mata a 200.0000 personas anualmente.

 

El virus se aloja en la nariz o la garganta del infectado y al toser, estornudar o hablar se dispersan pequeñas gotas de fluidos corporales.

 

De manera que la afección es fácilmente transmisible ya que se contagia mediante el aire al respirar las gotas o tocarse los ojos o boca con las manos contaminadas.

Síntomas comunes y graves del sarampión

 

Los síntomas que se manifiestan entre los 10 y 14 días del contagio son variados e incluyen lo siguiente:

·         Fiebre leve o moderada.

·         Tos seca.

·         Goteo constante de la nariz.

·         Dolor a nivel de la garganta.

·         Conjuntivitis o dolor ocular.

·         Pequeñas manchas blancas con el centro blanco, tono azul y el fondo de color rojo en la boca, en el área interna de la mejilla (manchas de Koplik).

·         Sarpullido que empieza en el rostro y se extiende por el cuerpo, que parece manchas grandes y aplanadas que se unen.

 

Cuando la enfermedad se complica puede producir los siguientes síntomas agresivos:

 

·         Vómitos o diarrea.

·         Infección de oído.

·         Bronquitis debido a la inflamación de vías respiratorias.

 

Vacuna contra el Sarampión

Tratamiento efectivo contra el sarampión


Actualmente no existe una cura contra el sarampión, es posible aliviar los síntomas de la siguiente manera:

 

·         Administrar analgésicos para aliviar el dolor o picazón.

·         Se puede bañar a la persona con agua refrescante, pero no se recomienda rascar el sarpullido.

 

Lo mejor es prevenir la enfermedad mediante vacunas tanto para adultos o niños, que normalmente es una combinación de tres.

 

Normalmente se administra la llamada trivalente que combate el sarampión, la rubéola, y paperas, aunque puede incluir la que combate la varicela.

 

Los pequeños pueden recibir la vacuna a partir de los 6 meses y genera inmunidad de por vida, pero si se va a viajar a zonas donde es común, un refuerzo es válido.