El truco del cáncer para esquivar el sistema inmunológico-Lo Reciente
Buscar
viernes, 5 de abril de 2019

El truco del cáncer para esquivar el sistema inmunológico

Así es como el cáncer esquiva el sistema inmunológico.

El truco del cáncer para esquivar el sistema inmunológico

Los medicamentos de inmunoterapia contra el cáncer, que estimulan el sistema inmunológico del cuerpo para atacar los tumores, son muy prometedores, pero aún fallan en muchos pacientes. 

Una nueva investigación puede ayudar a explicar por qué algunos cánceres eluden la nueva clase de terapias y ofrecen algunas pistas para una solución.

El estudio, publicado el jueves en la revista Cell, se centra en el cáncer colorrectal y de próstata

Estos son algunos de los cánceres que parecen en gran medida impermeables a un mecanismo clave de los medicamentos de inmunoterapia.

Los medicamentos bloquean la señal de que los tumores envían para bloquear el sistema inmunológico

Esa señal se envía a través de una molécula particular que se encuentra en la superficie de algunas células tumorales.

El problema es que la molécula, llamada PD-L1, no aparece en la superficie de todos los tumores, y en esos casos, los medicamentos tienen problemas para interferir con la señal enviada por el cáncer.

El nuevo estudio es parte de un creciente cuerpo de investigación que sugiere que incluso cuando los tumores no tienen esta molécula PD-L1 en sus superficies, todavía están utilizando la molécula para engañar al sistema inmunológico.

En lugar de aparecer en la superficie, la molécula es liberada por el tumor al cuerpo, donde viaja a los centros del sistema inmunitario, los ganglios linfáticos y engaña a las células que se congregan allí.

"Inhiben la activación de las células inmunitarias de forma remota", dijo el Dr. Robert Blelloch, presidente asociado del departamento de urología de la Universidad de California en San Francisco, y autor principal del nuevo artículo.

Los científicos de la UCSF descubrieron que podían curar a un ratón de cáncer de próstata si extrajeran el PD-L1 que estaba saliendo del tumor y viajando a los ganglios linfáticos para engañar al sistema inmunológico. Cuando eso sucedió, el sistema inmunológico atacó al cáncer de manera efectiva.

Además, el sistema inmunológico del mismo ratón parecía capaz de atacar un tumor más tarde, incluso cuando se reintroducía la deriva PD-L1.

 Esto le sugirió al Dr. Blelloch que podría ser posible entrenar al sistema inmunológico para que reconozca un tumor de la misma manera que una vacuna puede entrenar a un sistema inmunitario para reconocer un virus.

El trabajo no se realizó en humanos, sino en experimentos de laboratorio y en ratones, y no está claro si los resultados se traducirán en personas.

 El Dr. Ira Mellman, vicepresidente de inmunología del cáncer en Genentech, calificó los hallazgos como "un resultado muy interesante".

"Pero como con todos los experimentos con ratones, se obtiene una visión de los mecanismos básicos, pero no está claro cómo se traduce en el entorno terapéutico humano", dijo el Dr. Mellman. Es escéptico, dijo, pero planea reunirse en breve con el Dr. Blelloch para discutir las implicaciones del trabajo.

La nueva investigación encaja con otros estudios recientes, incluido un artículo publicado el año pasado en la revista Nature que mostró que las moléculas de PD-L1 liberadas por tumores de cáncer de piel pueden suprimir la función inmunológica del cuerpo.

Cuando estos bits de PD-L1 viajan fuera de la célula, se les conoce como exosomal, y el descubrimiento de su papel es uno de los muchos desarrollos en rápido movimiento que refinan un área de la medicina que se ha convertido en una de las más prometedoras en décadas.

A fines del año pasado, el Premio Nobel fue otorgado a dos científicos, James P. Allison del MD Anderson Cancer Center en Houston, y Tasuku Honjo de la Universidad de Kyoto en Japón, que realizaron un trabajo innovador en inmunoterapia.

Una explosión de investigación adicional está dirigida no solo a refinar las terapias, que pueden tener efectos secundarios profundos, sino también a buscar otras moléculas involucradas en la danza peligrosa entre el cáncer y el sistema inmunológico.

Se necesita mucho más estudio. Pero el Dr. Blelloch dijo que los hallazgos hacen que busque maneras de dar los próximos pasos para convertir el descubrimiento en una terapia concreta.

La interferencia con el PD-L1 que viaja a los ganglios linfáticos "puede conducir a una inmunidad antitumoral sistémica y duradera", concluyó el documento.